Columnistas

Publicado el 12 de mayo de 2014 | por Agustin Genovese

0

COLUMNA | ¿El fenómeno de Avenida Brasil es bueno o malo para nuestra televisión?

Por Agustín Genovese

En Paraguay la gente quiere ver producción nacional. Eso es algo que sabemos a través de las numerosas encuestas realizadas en los últimos años. Sin embargo, la frase no está completa si no le agregamos ¨de buena calidad¨. Los tiempos cambiaron, la gente ahora accede fácilmente a canales internacionales y a productos de una inversión millonaria en orígen, ya sea por tv abierta, cable o internet, por lo que presentar un producto local que no esté de acuerdo a dichos parámetros generalmente va a ser objeto de críticas negativas por parte de un público más instruído visualmente.

En las últimas semanas, el estreno de Avenida Brasil generó un revuelo mediático importante. El público que ya conocía sobre este éxito reciente de la cadena Globo esperaba con ansias el estreno, así como la gente de nuestra televisión vio en el horario central una verdadera amenaza para los productos locales. Muchos critican la difusión de un producto extranjero, mientras otros le dan la bienvenida a un producto taquillero al prime time local. ¿Quién tiene la razón?

Las diferencias entre un producto que viene del exterior a un programa producido en Paraguay son enormes. En algunos casos, las producciones locales, con talento y mucho trabajo, logran sorprender al televidente, pero esto es difícil gracias a las asimetrías que presentan dichos productos en lo económico. El costo de una novela producida en el exterior, o de un programa de televisión importado, llega al Paraguay a un costo ínfimo comparado con el de producir un programa local. Para explicarlo mejor, según la revista Forbes Avenida Brasil habría costado alrededor de 45 millones de dólares en Brasil. Esto daría un precio por capítulo aproximado de 250.000 dólares. Hoy, un capítulo de novela comprado en Paraguay puede tener un costo promedio de 500 dólares. Quiere decir que, siguiendo un caso hipotético, lo que costó el producto en orígen podría llegar a otro país a un precio 500 veces inferior. Mientras tanto, un capítulo de una novela o tira diaria producida en Paraguay a bajo costo podría costar alrededor de 5.000 dólares el capítulo, o sea, 10 veces más que un enlatado.

Estas cifras son alarmantes. Con estas condiciones, los productores locales de televisión deben hacer maravillas para poder producir, o directamente no producen, que es lo que sucede en el mayor de los casos. Los canales no tienen ni tendrán condiciones de financiar dichas producciones, de mantenerse las enormes diferencias económicas. Para poder acercarnos localmente a dichos costos deberíamos poder exportar y de esa manera lograr economías de escala como tienen los grandes estudios, esto es, a mayor producción menor el costo. Sin embargo, estamos lejos de eso al no poder ni siquiera empezar el proceso de producción.Por otro lado, Avenida Brasil llega al Paraguay en un año de pocas novedades en la televisión. Si bien es cierto que hay más canales, ya que hoy contamos con 9 de aire, los únicos dos canales que invierten en producciones locales medianas o grandes son Telefuturo y Canal 13. La producción brasileña que ya arrancó con un excelente rating, obligará a los canales nacionales a producir mejor y a renovar sus propuestas. Esto para algunos puede llegar a ser difícil de entender, pero si bien lo que hablamos antes es un factor que mata a la producción local, el hecho que tengamos productos premium en el horario central también eleva la competencia en el mercado.

¿Qué necesitamos para mejorar nuestro nivel de producción?
En general, lo que posibilita que exista mayor competencia en un mercado como el nuestro es la regulación. Ya que el mercado sólo no va a llegar a un nivel óptimo de competencia porque las señales son escasas, los costos de instalación de una red de televisión son muy elevados así como la inversión en productos de calidad locales, y además llegan productos del exterior a precios bajísimos, para citar algunas características, son suficientes aspectos para que el ente regulador tome medidas de manera a buscar un equilibrio, fomentando la competencia y posibilitando en este caso el crecimiento de la producción nacional.  La producción de contenidos audiovisuales es un rubro importante en la economía de muchos países. Forma parte de los principales rubros exportadores y genera importantes ingresos, así como otros beneficios como el de fomentar valores culturales y de identidad, promoción del país y sus recursos turísticos, así como alentar la creatividad y el talento, entre otros. Por ende, sólo basta con mirar el ejemplo de Hollywood en Estados Unidos y su influencia en el mundo como para entender la importancia.

Para terminar, el fenómeno de Avenida Brasil a mi parecer es positivo. Además de incentivar la competencia en los canales que emiten producción nacional, permite también abrir un importante debate sobre la situación de la producción nacional, las asimetrías con las producciones del exterior, las fallas que tiene el mercado para generar un marco competitivo y la ausencia de regulación en el sector. Soy partidario de respetar el poder de elección de la gente, por lo que considero que es sano tener en pantalla productos de alta calidad hechos en el exterior, sólo que también es sano que los productores nacionales tengan la posibilidad de producir programas similares y con un presupuesto que permita su realización en Paraguay.  Eso sería lo ideal en un marco de igualdad de condiciones para los productores nacionales y de un mercado que busque la satisfacción de la demanda del televidente, que finalmente, un marco regulatorio adecuado debería facilitar.

Aprovechemos para debatir en este momento sobre éstas circunstancias. Tener la televisión que queremos depende de nosotros.



Comments are closed.

Volver ↑
  • VIDEO La tv que se viene 2017

  • VIDEOS

  • MANPIZZO

  • Lo último